El proyecto Microbacias 2 fue más allá de la agricultura convencional. Buscó aliar el agronegocio a iniciativas sostenibles, como la agroforestación, agricultura orgánica e hidropónica.

Antônio Dias, agricultor de Ibiúna, empezó a utilizar técnicas orgánicas de cultivo hace algunos años y hoy obtiene los mismos niveles de ingreso que tenía con la agricultura convencional. “Decidí adoptar el sistema orgánico porque estaba trabajando con productos químicos muy dañinos. En el inicio me costó mucho entender cómo hacerlo, pero hoy en día tengo buenos resultados”, afirma Antônio.

El proyecto apoyó 358 propuestas de negocio de organizaciones rurales, que involucraron a 10.986 productores rurales. Además del apoyo financiero, se invirtió en asistencia técnica a los agricultores y en la orientación para que adoptaran prácticas agrícolas sustentables.

Con los recursos recibidos por las entidades beneficiadas, los agricultores familiares también pudieron invertir en sus fincas. Por ejemplo, compraron equipos y vehículos, construyeron galpones y contrataron a servicios técnicos especializados, necesarios para incrementar sus emprendimientos.

También permitió financiar hasta el 70 % de cada plan de negocio, limitado a un valor de R$ 800.000 (unos 208.000 dólares) por asociación de productores. Para organizaciones de comunidades tradicionales, como indígenas y quilombolas (descendientes de esclavos liberados), la iniciativa apoyó hasta el 99 % del valor de los planes, brindando un máximo de R$ 200.000 (aproximadamente 50.000 dólares) por comunidad.

El objetivo era aumentar en un 8% el valor comercializado por las organizaciones rurales beneficiarias. Pero el resultado fue aún mejor: un 87 % de incremento en las ventas.

Desde Brasil hacia India

Los buenos frutos cosechados por esta iniciativa atrajeron la atención de expertos extranjeros. A finales del año pasado, una delegación del gobierno de India visitó el área de producción. Ahora, buscan adaptar este modelo a la realidad local del gigante surasiático.

“El poder de la colectividad es lo que hay que resaltar de esa iniciativa brasileña. Cuando se pasa de la individualidad a la colectividad, se puede ir mucho más allá. Se hace posible vender a mercados diferentes, exportar, negociar mejores precios”, subraya Priti Kumar, especialista senior de la Práctica Global de Agricultura del Banco Mundial. “Las modificaciones más allá de la producción – embalaje, marca, marketing – es lo que queremos llevar a la experiencia india, para que los agricultores puedan aumentar el valor agregado de sus productos. Además, fue interesante ver las políticas públicas que garantizan el acceso al mercado de esos agricultores. Jamás había visto algo semejante en otras partes del mundo”, concluye.

Uno de los mayores desafíos se refiere a la escala: mientras que en Brasil se considera agricultura familiar la realizada en áreas entre 5 y 110 hectáreas, en la India rara vez las pequeñas propiedades superan 1 hectárea. Además, algunos factores culturales no permiten la implementación del modelo brasileño: no se permite, por ejemplo, que organizaciones de agricultores ocupen grandes áreas en el medio de la ciudad, como ocurre en São Paulo.

Sin embargo, Brasil da valiosas lecciones a la India sobre cómo unir agronegocios a la sostenibilidad, financiamiento en el área agrícola y políticas públicas efectivas que benefician tanto al gobierno como a los agricultores familiares.

Fonte: http://www.bancomundial.org/es/news/feature/2019/05/28/nueva-exportacion-brasil-india-como-hacer-agronegocios

​Os textos, informações e opiniões publicados neste espaço são de total responsabilidade do(a) autor(a). Logo, não correspondem, necessariamente, ao ponto de vista do Central da Pauta.